EL ARTE DE DEFINIR CREANDO

Se define la magia como el arte o ciencia oculta con que se pretende producir, valiéndose de ciertos actos o palabras, resultados contrarios a las leyes naturales.

4a8e967f-1aa2-4a16-94b3-73688134cbadimage12

Magia es…

…reconstruir el pasado para cambiar el futuro.

…dormir en sueños para soñar despiertos.

…cerrar los ojos para pensar mejor.

…mirar al Sol para sentirnos vivos.

…escuchar canciones para recordar momentos.

…echar de menos para valorar lo que tenemos.

…recordar un día como el mejor de nuestra vida.

…usar comas para continuar un texto.

Magia es enamorarse para describir un sentimiento.

Anuncios

Eterno.

destinos_hipsters_159660974_650x

Huimos de recuerdos, creyendo así que lograremos olvidarlos.

Esperamos que alguien nos espere: como siempre, no hubo suerte.

‘Sigue intentándolo’ dice tu subconsciente, pero la razón te recuerda que el dolor irá a peor.

Y entonces te das cuenta de que tu vida está repleta de mentiras.

No reprimas tus lágrimas con un par de copas baratas, traen sonrisas que al final salen caras.

Siéntete segura y siente insegura, que la paz que te espera quizá no valga la pena.

Se me hace largo, se me hace eterno.

Hablar de más, echar de menos

Las cosas claras y el chocolate espeso, pero bien, las cosas se espesan con los problemas y el chocolate, con leche se aclara. También dicen que del dicho al hecho hay un trecho, ¡qué cierto! La facilidad para la palabra resulta asombrosa en algunas personas, que posteriormente, con descaro todo lo desmienten. Es inevitable no acordarse de quien hace promesas con palabras y pone de barrera la distancia.

Su melena oscura y sus ojos claros, es preciosa, pero muy miedosa. Critica a las espaldas y miente a la cara, personalidad nula, sin duda. Mis ganas de verla, besarla y acariciarla, pero sobre todo mis ganas de decirle que la quiero. No obstante, el amor no correspondido no es bien recibido. Así una decide alejarse de estas personas, cuyo único fin es hablar de más, mientras tú las echas de menos.

El invierno del verano.

Algunos veranos se llenan de inviernos, la Luna sale de día y las flores se marchitan. A veces ni amanece, la Luna desaparece y la oscuridad penetra por tu ventana, aun teniéndola cerrada. Tu inseguridad ya me desprecia, ni de lejos quisiera dos estaciones en mezcla, pues me confunde el calendario y me deprime a ratos. Las paredes escuchan los llantos, que a las tantas se apoderan de la casa. Parece que se aleja la felicidad de aquellos años. Ha tomado impulso la nostalgia de antaño, se lleva mi pulso y con él mi discurso.

Y aún quedan resquicios de aquellos vicios del verano, ya ni pensarlo quiero, pues a mis años me he dado cuenta de que todo ha cambiado.

Mil fenómenos naturales te desbordan y a tu familia tiras por la borda, sin ser tú consciente, te traiciona el subconsciente. Ya no se dice nada decente, me pregunta por ti la gente, no sé qué decir. Crees en los extraterrestres antes que en la muerte. De la realidad me alejo por el camino contrario, empiezo a contar los días para el fin del verano. Mi odio hacia ti se apodera de mí y yo, no puedo contrarialo.

Orgullosa de mi orgullo.

Cree en tí misma, los demás no lo harán.

Y a decir verdad, ¿quién no se ha sentido

alguna vez hundida y deprimida?

 

Reprimimos lo que sentimos, y así vamos,

persiguiendo nuestro orgullo,

mientras cerramos puertas con llave.

 

Busca tú la clave, que yo ando buscando

mi orgullo en vano

y por ningún lado lo hallo.

 

¿Quién sabe dónde se halla? ¿Dónde para?

Algún amor lo reclama con ganas, y yo,

que he sido la única culpable de la pérdida,

también me pierdo, pues miento por momentos.

En lo oscuro, orgullosa de mi orgullo.

 

Éramos.

Tú eras la marea de mi océano y yo…yo tu brisa en primavera.

Tenía que enfrentarte o perderme.

Tú eras la peor de las tormentas y yo…yo el silencio de una guerra.

Tenía que enfrentarte o perderme.

 

Todo de mí.

Si tú eres tú y yo soy yo; los dos somos nosotros.

Yo por tu amor, tú por mi dolor.

Y ahora que la distancia nos separa,

hay mucho amor y kilómetros de dolor.

En el teléfono espero tu llamada, desesperada.

Llega la noche y no escucho nada.

Mis lágrimas se derraman, me dirijo a la cama.

Las noches se alargan sin tus palabras.

Yo de ti ya no sé nada.

CORAZÓN ROJO.

Tendida en la cama te hallabas, discreta entre las almidonadas sábanas.

Sonrisa reluciente, sensación ardiente.

Destellos de tus ojos penetran el órgano rojo, corazón valiente.

Pintado de dulzura tu cabello, brilla reluciente en mi deseo.

Y lejos de esta historia recuerdo en mi memoria mis ganas de besarte, enamorarte entre aquellas sábanas que ahora son mi estandarte.

LIBERTAD

Construí colegios y recogí cultura.

Acudí al cementerio en busca de sepultura.

Planté semillas y crecieron árboles.

Miré el periódico y vi cadáveres.

Permití la libertad y recibí críticas.

Recorrí el mundo y no encontré nada.

Busqué en el olvido y hallé mi esperanza.

TENGO UNA GUERRA EN MI MEMORIA.

Perdida voy perdiendo mi ilusión y mi contento.

Jamás me vi tan abatida ante semejante despedida.

Por pocos días tendré presente en mi vida la alegría.

Espero, con la vaga esperanza del que nada espera.

Quisiera yo saber esas preocupaciones que te tienen en vela.

Supe siempre que no estaba entre ellas, ya no me molesta.

No logro poner precio a tu apatía, desproporcionada medida.

En mi recuerdo no hallo historias de semejante revuelo.

Ya el término se apropia en última instancia de tu gloria.

Sin batalla no hay victoria.

TENGO UNA GUERRA EN MI MEMORIA.