AUSENCIA, TE RECUERDO

Que los días que no estás a mi lado
hagan de ti una necesidad.
Tengo la certeza
de que tu ausencia
precisa tu presencia.

Que las noches en tu cama,
no acaben en la nada.
No envíes cartas que no leeré,
mejor compra billetes de tren.

Que no te vayas
sin mi mejor despedida.
Corta se me hace la vida.
Larga, al contrario,
al que ama sin ser amado.

Te recuerdo esperando ser recordada,
Tal es el deseo de una enamorada.

Anuncios

Vivere memento.

Jamás supe lo que quise,
fue mejor callar y oírte.

Ahora las consecuencias cobran su deuda.

Ya es tarde para perdonar las heridas
con fuego marcadas por la vida.

Si nadie me entiende
gritaré sin importar
lo que diga la gente.

Olvidé olvidar que
no quiero quererte.

(Acúerdate de vivir.)

MARCA ESPAÑA

¿Qué nos cabe esperar del que nadie nada se espera?

Decepción y traición, la población sin consuelo ¡qué gran artista el que se oculta, bajo cámaras, sin recelo!

La  libre expresión de la sabiduría está reprimida por los intereses y ante ellos está la comodidad personal, replegada en último término a la desgana.

Los favoritismos son evidencia del descaro y el escaso talento del llamado profesional, cuya profesión no le convence, sólo le favorece. Es por esto que no se aprecia el talento como tal, no obstante en el caso de ser una persona con estrella, yace aquí la evidencia de que este no es lugar para el triunfador, sino para el sinvergüenza.

La tristeza es pasado, y no al contrario.

Que me hablen a carcajadas,

yo estoy ya preparada.

Es un esfuerzo

el no tomarse la vida en serio.

Costosa es la informalidad

cuando es forzosa

Nuevas oportunidades llegan,

despiden a aquellas que burlaron tu alegría.

La sonrisa que se dibuja en tu rostro,

se vuelve permanente, es evidente.

Ya nadie puede evocar tu tristeza,

Tu pasado está olvidado.

Y tu olvido…, ¿dónde está tu olvido?

 

Mi verdad, tu mentira

La calma llega a su manera,

no es bien recibida.

Le doy mi más sentida despedida

y tras ello, aquí mi vida.

 

Ahora me pregunto qué será la verdad,

la verdad subjetiva, la objetiva,

en última instancia: la VERDAD.

¡Qué incierto resulta creerla

cuando parece que nos quieren engañar!

 

En plena tempestad,

¿de qué me sirve la verdad?

Ya sólo quiero mentiras que me den la vida,

y no verdades que me la quiten.

 

Mis verdades, tus mentiras,

términos contrarios,

ley de vida.