Hablar de más, echar de menos

Las cosas claras y el chocolate espeso, pero bien, las cosas se espesan con los problemas y el chocolate, con leche se aclara. También dicen que del dicho al hecho hay un trecho, ¡qué cierto! La facilidad para la palabra resulta asombrosa en algunas personas, que posteriormente, con descaro todo lo desmienten. Es inevitable no acordarse de quien hace promesas con palabras y pone de barrera la distancia.

Su melena oscura y sus ojos claros, es preciosa, pero muy miedosa. Critica a las espaldas y miente a la cara, personalidad nula, sin duda. Mis ganas de verla, besarla y acariciarla, pero sobre todo mis ganas de decirle que la quiero. No obstante, el amor no correspondido no es bien recibido. Así una decide alejarse de estas personas, cuyo único fin es hablar de más, mientras tú las echas de menos.

Anuncios

CORAZÓN ROJO.

Tendida en la cama te hallabas, discreta entre las almidonadas sábanas.

Sonrisa reluciente, sensación ardiente.

Destellos de tus ojos penetran el órgano rojo, corazón valiente.

Pintado de dulzura tu cabello, brilla reluciente en mi deseo.

Y lejos de esta historia recuerdo en mi memoria mis ganas de besarte, enamorarte entre aquellas sábanas que ahora son mi estandarte.

TENGO UNA GUERRA EN MI MEMORIA.

Perdida voy perdiendo mi ilusión y mi contento.

Jamás me vi tan abatida ante semejante despedida.

Por pocos días tendré presente en mi vida la alegría.

Espero, con la vaga esperanza del que nada espera.

Quisiera yo saber esas preocupaciones que te tienen en vela.

Supe siempre que no estaba entre ellas, ya no me molesta.

No logro poner precio a tu apatía, desproporcionada medida.

En mi recuerdo no hallo historias de semejante revuelo.

Ya el término se apropia en última instancia de tu gloria.

Sin batalla no hay victoria.

TENGO UNA GUERRA EN MI MEMORIA.

 

 

 

 

 

FINALMENTE, UN FINAL DIFERENTE

Imagen

Me viene a la mente un recuerdo

que si no lo dejo aquí expuesto,

me causará un gran remordimiento.

Aquí lo expreso, pues me lo dicta mi pensamiento.

Con mis dos “amigas”, en su momento,

siendo yo muy pequeña por defecto

iba yo paseando, inventando un cuento.

Conocía yo el final de antemano,

inventar el principio, era en vano,

Cosa de locos es empezar la casa por el tejado.

El fin ya lo tenía más que estudiado.

Ahora mis predicciones se muestran,

mis “amigas” dos extrañas que me defraudan.

Mi final llega, los días escasean,

“De tus amigos, que siempre te recuerdan”

DESTINO

Imagen

Con tinta escribo en este papel,

donde dejo atrás mi timidez.

Prometo un viaje por el universo

con un único beso,

que daré segura,

sin ataduras.

Confío en el trayecto a tu lado,

tan correcto como mi pasado.

Jamás dije un te quiero inoportuno,

ninguno del que me arrepienta.

Si te conocí, quizá fue por el destino.

Pues no hay nada que me ronde más el pensamiento ni duda peor planteada,

que a estas horas me tenga desvelada.

La existencia del destino,

de mi propio camino.

AMARGA DESPEDIDA

Imagen

Vestido de julios va el verano, relucientes como anillos en tus manos.

Con papel callo mis días grises de este julio invernal, tan personal como original.

Siempre fui partidaria de los besos a escondidas, pero ahora no dejo de tomar medidas para sustituirlos por sonrisas.

El reflejo de tu cara en la pantalla, deja más lágrimas en mi cama que aquel día en tu casa.

Y la verdad es que no hubo cena más amarga, en la que una despedida pedí por postre, que me dejó abatida toda la noche.

El camino hacia mi casa se hacía distinto. Sentía que el viento iba en mi contra, cuando días atrás solo pensaba el último beso y ni siquiera notaba el molesto viento.

En busca de rincones escondidos iba, pensando en los motivos causantes de aquel desastre.

El llanto impedía el lamento, mi pensamiento jugaba con su arrepentimiento.

Todas las cartas guardadas, habían perdido valor con tan solo una palabra.

Aquel contraste con la realidad me dejó sin vida por varias horas.

Tumbada en una cama, veía pasar batas blancas de medida standard, un olor que no me parecía familiar. Los cortes en mi muñeca me unían mediante cables a una máquina situada a mi derecha.

Aquello era inimaginable, enganchada a la bebida, la causante de todas mis heridas.

De mal gusto me parecian las autolesiones vistas desde otra perspectiva. Porque al fin y al cabo, el ser humano es así de simple, todo nos parece normal hasta que el drama arriva al terreno personal.

LOCURA

 25e5f2dbc18ff7fb29da6a4fb6d

El vuelo eterno, nunca pasó tan rápido esperando a las puertas del infierno. La caricia que faltó fue más acogedora que aquella boca que me rozó el semblante en apenas un instante. Bajé del cielo, aproveché mi momento, sin duda hecho incierto. Me despedí a mi manera, como si me fuera en ello la vida entera. Ya te veo contento y aún no crees que mi lamento fue tan lento como la lucha por mi talento. Ya me alejo de tu mirada, que por años me dejó hipnotizada. Ya me acerco al infierno donde cala el silencio el pensamiento de tu amada, que tal vez como yo, se sienta traicionada. No quiero morirme ni rendirme, cuando ya he dado tanto por descartado. Cuando creí que yo contigo era feliz, no hacia más que mentir y fingir. Sin pausa ni temores que me horroricen, de este cuento salgo más espantada de lo que por ahí dicen. Con encuentros que valieron la pena, en los que encerrada yo en mi mente, cumplía condena tras condena. Mi preocupación por tus mentiras, me costó la desesperación de mi crítica confundida. Que hoy por hoy me vienen a tomar por loca los que años atrás no fueron capaces de mentir al verme tan feliz.

DESORDEN

Imagen

Poca consciencia de tus actos,

lo que haces simplemente se te va de las manos.

Quieres parar, pero a esa altura es incontrolable

tu aspecto realmente es desagradable.

No te das cuenta que ya esa situación no la manejas.

Gente que te estima,

te mira y te dice lo mucho que has cambiado,

que estás desmejorado.

Pero a ti ellos no te importan,

no te importas ni a ti mismo

entonces es cuando empiezas a caer en el abismo.

Llegas a un punto en el que te asustas de tus pensamientos,

recapacitas y con vistas al pasado, buscas en tus sentimientos.

Visualizas el cambio que ha pegado tu vida y tu rutina.

Ya nada vuelve a ser igual que antes

y ahí es cuando echas de menos tus verdaderas amistades.

Piensas en tu familia, que siempre te apoyó en las recaídas.

Pero ahora que eres mayor de edad, ellos ya no tienen esa responsabilidad.

Imaginas tu destino con el plan que has elegido,

en un futuro te ves jodido.

Un día te levantas y por fin eres el mismo.