AMARGA DESPEDIDA

Imagen

Vestido de julios va el verano, relucientes como anillos en tus manos.

Con papel callo mis días grises de este julio invernal, tan personal como original.

Siempre fui partidaria de los besos a escondidas, pero ahora no dejo de tomar medidas para sustituirlos por sonrisas.

El reflejo de tu cara en la pantalla, deja más lágrimas en mi cama que aquel día en tu casa.

Y la verdad es que no hubo cena más amarga, en la que una despedida pedí por postre, que me dejó abatida toda la noche.

El camino hacia mi casa se hacía distinto. Sentía que el viento iba en mi contra, cuando días atrás solo pensaba el último beso y ni siquiera notaba el molesto viento.

En busca de rincones escondidos iba, pensando en los motivos causantes de aquel desastre.

El llanto impedía el lamento, mi pensamiento jugaba con su arrepentimiento.

Todas las cartas guardadas, habían perdido valor con tan solo una palabra.

Aquel contraste con la realidad me dejó sin vida por varias horas.

Tumbada en una cama, veía pasar batas blancas de medida standard, un olor que no me parecía familiar. Los cortes en mi muñeca me unían mediante cables a una máquina situada a mi derecha.

Aquello era inimaginable, enganchada a la bebida, la causante de todas mis heridas.

De mal gusto me parecian las autolesiones vistas desde otra perspectiva. Porque al fin y al cabo, el ser humano es así de simple, todo nos parece normal hasta que el drama arriva al terreno personal.

Anuncios

Un comentario en “AMARGA DESPEDIDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s