ESNOBs

Imagen

Ayer, paseando, me di cuenta de lo ridículo que puede llegar a ser el ser humano en cuanto escapa de su madriguera, para dirigirse hacia un mundo más social y quien sabe si más pulcro e interesante. Estaba yo con un grupo de amigas esperando en la puerta de un restaurante, con una terraza sumamente grande y tan solo cuatro mesas ocupadas. Cuando de repente llega una familia, os haré una breve descripción de esta: a principios de agosto ella llevaba nada más y nada menos que unos pantalones vaqueros largos, una camiseta cubierta por una chaqueta de lana y un pañuelo coral con al menos cuatro vueltas alrededor del cuello. El hombre, parecía la antítesis personificada de ella, pantalón corto con camiseta corta, con aires veraniegos. Los niños llevaban una mezcla primavera – verano un tanto rara, para que engañarnos.

A todo esto, llega la hora de decidir que mesa escoger. Pero es que puedo asegurar que en un campo de batalla jamás vi tantas estrategias como aquel día.

Como podréis imaginar era una lucha en contra y para el viento.

Ella, con más de tres capas de ropa, se decantó por el rincón donde corría algo de aire. Él por el contrario opinaba que eso tenía solución que se podía quitar la chaqueta, ya que él tenía frío. Situados a conciencia, en sus respectivos puestos a defender, que a mí precisamente me recordó al famoso juego de “Hundir la flota”, donde tenías que dar unas coordenadas para hundir los barcos del oponente. Pero ahora vendría lo peor, los niños situados a igual distancia del padre que de la madre parecían estar al tanto de todo. Entonces fue cuando a uno se le ocurrió la fantástica y maravillosa idea de echarlo a “piedra, papel o tijera”. Bueno, cierto es que cosa más patética no vi en la vida, os imagináis hacer unas elecciones con “piedra, papel o tijera” yo creo que sería la forma más inteligente de elegir a un presidente. Ese juego se reviste con el nombre de “Destino” , todos quedaríamos mas conformes sabiendo que el destino fue el que nos metió en este gran “agujero negro” y no nosotros mismos. Bueno, a lo que iba, la madre perdió, como era de esperar, y descargó allí su mercancía en una silla que ni Miguel Ángel habría sido capaz de moldear aquella figura que por la forma parecía un invitado más en la mesa. Pero esperad, que todavía no ha llegado lo mejor, sentados en la mesa de un restaurante italiano, en primera linea de playa, con vistas al mar, el padre le echa un vistazo a la carta y a modo de sorpresa dice que ese sitio es muy caro. Si esa situación hubiese sido traspasada a un cómic, hubiese pagado por leerle el pensamiento. Llega el camarero dispuesto a tomar nota y al magnífico señor no se le ocurre otra cosa que pedir para beber un “vasito de agua del grifo, por favor” bueno, en ese instante mi cara de descomposición era tremenda. Tras la lucha por los ingredientes de la pizza, decidieron no arriesgar y decantarse por la simple. Allí tenías a todos con “vasitos de agua del grifo” y compartiendo una pizza entre cuatro. Yo, por suerte o por desgracia me marché de allí enseguida. La verdad es que espero que a aquel hombre no le pareciese tan cara su cena. Pero al menos, él ya podía decir que había cenado en un restaurante de esa índole, que quieras o no, siempre asciende tu estatus social entre familiares y amigos.

Anuncios

4 comentarios en “ESNOBs

  1. Yo nunca olvidaré una tarde, sentado en un bar irlandés de la Villa Olímpica de Barcelona junto a un amigo mío con sus zapatos de Gucci, pantalones cortos comprados por su santa en Burberry’s, sus piernas llenas de pelos, la muy hortera camiseta hawaiana que parecía una ensalada de colores y su gorra de los New York Nicks. Me pasé toda la tarde pensando: “Dios, tú que le has dado dinero… ¿por qué te olvidastes dotarle de buen gusto? ¡No por él, sino para proteger a los demás, hombre!”

    • Muy bueno, muy bueno jaja. Nos estamos volviendo unos modernos, la gente no distingue las pasarelas ni la moda tipo revistas para captar la atención. Por si no hiciese poco daño. Una vez vi una chica con tacones y con unos calcetines, pero no buenos, que va, unos de estos con bolas que te pones para estar por casa. Fue un trauma, de verdad que sí jaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s